Vaya al Contenido

Menu Principal:

UNA FUNERARIA PARA UNA DESPEDIDA DIFERENTE (FUNERAL-AUTO)

Cuando fallece una persona conocida, pero no demasiado cercana, suele surgir la duda de si ir al velatorio o al funeral, si realizar una llamada a uno de los familiares… en la actualidad son muchas las personas que si deciden ir a un funeral, sobre todo en las grandes ciudades, pero no disponen de tiempo debido a las largas jornadas de trabajo, otras obligaciones, el tráfico… Ante esta situación una conocida funeraria de Los Ángeles (EEUU) ha decidido ofrecer un nuevo servicio en este sector para ahorrar tiempo a aquellos que quieren dar el último adiós pero cuentan con muy poco tiempo. La propuesta de esta funeraria estadounidense consiste en poder acceder casi hasta la sala velatorio con su propio vehículo y sin ni siquiera bajarse de él, una opción que también está pensada para aquellas personas que sufren algún tipo de discapacidad. De esta manera además de ahorrarse tiempo ya que puede acercarse incluso a la hora del almuerzo o después del trabajo, también se evitará acudir a un funeral si no le resulta cómoda y no acudir a la ceremonia si se le hace larga y pesada.

El único requisito es tener vehículo propio, solo necesitará unos 10 minutos para acceder al velatorio, despedirse y dar el pésame a algún familiar sin bajarse de su coche y marchase, los accesos estarán indicados y bien organizados. En Estados Unidos ya son tres las funerarias que ofrecen este servicio situadas en Los Ángeles, Chicago y otra en Lousiana. Se trata de un nuevo servicio que aunque pueda sonar algo extravagante o extraño quizás solucionaría el problema de más de uno, al no poder acudir a un funeral debido a los horarios de trabajo, a tener que recoger a los hijos en el colegio y a otras obligaciones del día a día. Quizá en unos años esta tendencia pueda llegar a España, donde uno de los problemas de los ciudadanos también es la falta de tiempo para realizar determinadas actividades y el ritmo estresante de vida actual que hace que en ocasiones dejemos de lado hechos importantes, como es el del último adiós.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal