Los contratos de previsión y seguro de decesos

La muerte de un ser querido es de por sí un acontecimiento traumático para la familia y allegados. Por eso, cada vez más personas deciden realizar un contrato de previsión o contratar un seguro de decesos que les ofrezca la tranquilidad de que, tras el fallecimiento, la familia no tendrá que hacerse cargo de los gastos inherentes al funeral y el enterramiento, y tomar toda una serie de decisiones, sobre todo en unos momentos en los que no se tiene la concentración, el tiempo y la fuerza de voluntad para resolver ciertas cuestiones.

En el caso del contrato de previsión, este puede ser contratado en cualquier momento y en él, el solicitante puede decidir hasta el más mínimo detalle si así lo desea sobre el servicio funerario.

Se trata por tanto de un contrato que solo cubriría los gastos inherentes al servicio funerario conforme a las estipulaciones del contratante.

El seguro de decesos es otra de las opciones disponibles y sigue siendo la fórmula más utilizada por aquellas personas que quieren dejar asegurado el servicio funerario y además incluir si lo desean otro tipo de coberturas.

Los seguros de decesos pueden tener diferentes modalidades, que vendrán determinadas, entre otras circunstancias, por la edad del contratante.

De esta forma encontramos por ejemplo diferentes formas de pago.

La más habitual es mediante el pago de una prima anual que se mantendrá durante el tiempo de vida de la póliza y que puede ser prorrateada en cuotas más pequeñas a lo largo del año. Esta póliza se incrementará ligeramente cada año en función del aumento del coste de los servicios funerarios en general.

Existen otro tipo de primas que implican el pago de una prima que será variable conforme se hacen años, incrementándose proporcionalmente en función de ello.

En otras situaciones incluso es posible pagar una sola cuota única con la que cubrir el total de la póliza. Esta solución es factible para personas de cualquier edad.

En algunos casos, la cuota puede ser una combinación de varias. Esta se irá incrementando proporcionalmente hasta llegado un tope de edad en el que se congelará la cuota.

¿Qué incluye un seguro de decesos?

Cada seguro de decesos tiene una serie de coberturas determinadas, pero de forma genérica encontraremos en la mayoría de ellas cubiertos los siguientes, que podríamos considerar básicos:

  • Servicio funerario que incluye los servicios religiosos, flores, nicho, lápida, esquela…
  • En el caso de incineración la cremación y la urna.
  • Tasas del cementerio
  • Traslados en coche fúnebre
  • Trámites administrativos como la obtención del certificado médico de defunción, inscripción en el Registro Civil, permisos para el enterramiento etc.

Los seguros de decesos incluyen libertad de elección del servicio funerario, así como del cementerio, siempre y cuando se encuentre dentro del territorio nacional.

En algunos casos también pueden incluir también los traslados dentro del territorio nacional o incluso repatriaciones desde otro país si es necesario hacerlo.

Nuestra recomendación es que, en caso de contratar un seguro de decesos, como mínimo lo haga con uno que incluya las coberturas citadas.

A partir de aquí es posible contratar uno más amplio que incluya una serie de servicios adicionales. Se trata de servicios que pueden ser útiles llegado el momento:

  • Servicios de atención psicológica para los familiares del fallecido/a
  • Además de la tramitación de la documentación relacionada con el fallecimiento y el servicio funerario, algunos seguros incluyen la gestión de otro tipo de papeleos como puede ser la tramitación de la pensión de viudedad. Hemos de pensar que, en estas situaciones tan duras, los seres queridos no tienen ganas ni muchas veces los conocimientos legales suficientes para enfrentarse a realizar una serie de trámites conforme a la ley, por lo que uno de estos servicios puede resultar muy interesante para ellos.

¿Qué hacer los familiares en caso de defunción?

Cuando fallece un ser querido y tenemos constancia de que tenía contratado un seguro de decesos, como primer paso debemos localizar la documentación relacionada con dicho seguro y contactar con la compañía de seguros que corresponda. En esta llamada tenemos que proporcionar el número de póliza correspondiente.

La compañía de seguros, una vez comunicado el fallecimiento, procederá a asignar un agente que será quién se encargará de realizar todas las gestiones necesarias y mantenga informados a la familia sobre todos los pasos que se están realizando.

Mediante un contrato de servicio de previsión o un seguro de decesos, tanto la persona como contratante, como la familia, se beneficiarán de las ventajas añadidas de este tipo de coberturas, que permitirán que, cuando se produzca el fallecimiento, no tenga que unir al dolor de la pérdida, la molestia que implica tener que realizar todas las gestiones relacionadas con el servicio funerario y las gestiones y trámites administrativos que requiere la ley.

Nuestra funeraria de Valencia le ofrece como servicio el contrato de servicio a previsión, con el que podrá tener cubiertos todos los servicios relacionados con el funeral. Podrá confeccionar este a su gusto. Gracias a este tipo de contrato tendrá la tranquilidad de que todo esté solucionado y su familia no tenga que preocuparse por estas gestiones.

Consulte con nosotros sobre las características y detalles de este tipo de contrato para obtener más información.